4 jun. 2014

Crítica literaria a La lección de August

Después de comprar y leer Bajo la misma estrella vi en la vidriera de mi librería habitual un libro cuya estética de portada era muy similar y, sumado a que el nombre del personaje era casi el mismo que el del libro antes mencionado, me decidí a comprarlo.

Al poco tiempo lo saqué de mi biblioteca, comencé a leerlo y a encontrarme con una historia tan bonita y tan bien escrita como Bajo...

La premisa de la novela, donde el personaje principal (August) es un niño deforme que debe insertarse en una escuela, me pareció interesante porque sale de la tendencia común de escribir sobre chicos "normales". Él sufre (y tomen aire para leer porque es largo) disostosis mandibulofacial desconocida hasta el momento y provocada por una mutación autosómica recesiva del gen TC0F1, localizado en el cromosoma 5, complicada por una microsomía hemifacial característica del espectro óculo-aurículo-vertebral... en fin, Auggie es diferente.



Mi decepción llegó con los diálogos, me parecen bastante tontos (o quizás se deba a la traducción), redundantes e innecesarios muchas veces. Es cierto que la historia en sí esta bien lograda pero me costó arrancar y superar esa primera etapa de diálogos pobres, más o menos a la mitad de la novela pude agarrarle gusto y no querer parar.

Los personajes son buenos, no maravillosos, pero a medida que avanza la lectura ellos mejoran. Sobre todo me gustó la psicología que termina logrando el autor, porque no sólo escribió desde el punto de vista del protagonista, sino, que le dejó espacio a otros, como Vía,
hermana de August. Ahí vemos como el problema del niño afecta a sus parientes, y cómo ellos lidian con eso. Las dificultades y planteos que se proponen nos hacen pensar qué y cómo actuaríamos nosotros de estar en esa situación. 


Lo que destacó es como el libro nos enseña lo difícil que es para alguien diferente ser aceptado por la sociedad, y nos deja el mensaje de que algo no es malo por ser distinto, que todos somos iguales. Auggie se siente uno más hasta que las personas le remarcan lo contrario y lo apartan.

Entre los dilemas y miedos, escenas de crueldad infantil e incomprensión adulta, La lección de August, es eso, una gran lección de vida que nos regala la autora, R. J. Placios. 

Al final, después de secarme una que otra lágrima, llegué a la conclusión de que es un libro capaz de exponer una situación fuera de lo común en las novelas de hoy y que llega a conmovernos gracias a una historia de superación y lo más importante de aceptación tanto con uno mismo como con los demás.




2 comentarios:

  1. Hola!
    Me gusto mucho este libro, como los preceptos y las grandes moralejas que deja ^^
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, todo buen libro debe dejarnos algo en qué pensar

      Eliminar

Home

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

Blog registrado

IBSN: Internet Blog Serial Number 29-08-1958-50